Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
Quisto Ladio blog
El blog de Pico para compartir con el mundo
25 de Marzo, 2010 · General

Un Quisto Ladio en Frayle Muerto


VII

 

¡Nos mudamos a Fraile Muerto!

 

¡Compre en Los Vascos…los campeones del vender barato…Los Vascos, de Novoa, Sarrasquete y compañía…!!! Garantizaba, mientras me interrumpía en mis devaneos, la acreditada y persuasiva voz comercial de Carlitos Vigna, a bordo de algún modelo de Citröen.

  Una vez que el publicista hubo de girar por Sarmiento, yo pude continuar con mis cavilaciones en cercanías del histórico solar de la familia Santarrosa.

  Es que, últimamente me perturbaba la idea de estar atravesando por alguna de las más duras crisis emocionales, habida cuenta de mis recurrentes -y supuestos- encuentros con una persona venida desde el más allá. El largamente aludido, “don Agustín”.

  De hecho, estas atribuladas circunstancias, no podían ser por mí compartidas ni siquiera con mi más íntimo entorno familiar, ya que no tardaría en caer presa de burlas, humillaciones y descalificaciones derivadas luego, en sinceras recomendaciones de visitar a algún profesional en la materia…Gris, claro.

  Entonces me encontraba extremadamente solo para resolver semejante situación, la que de continuar, se volvería poco menos que insostenible, con alto riesgo para mi equilibrio psíquico…

  -O psicológico…

  -O psicológico, también…

  -Con perturbaciones de la realidad…

  -Claro, hasta llegar al grado de no saber qué momento es real y cual es imaginario…

  -O producto de alucinaciones que mezclen situaciones. Lo deseado y lo indeseado.

  -Cierto, con una típica referencia al deseo del seno materno…

  -Eso…el Yo y el Ello, entremezclados en un útero imaginario…

  -¡Epa…! No será para tanto............... ¡¡Pero… si es usted, nuevamente…!!!

  -O un producto de su inconciencia…joven…

  -¡Cállese que no estoy para humor fino…! Usted, es el que me preocupa…

  -Por mi no se aflija, mi buen amigo…Yo estoy bien, así como me ve…

  -Tiene razón…Ya sé…Ahora, quiere que lo acompañe…

  -Si gusta…

  -Vamos. En tanto, ¡cuéntese algo, don Agustín…!

  -Bien, ya que insiste, le voy a narrar algunas anécdotas jugositas… Ahora, usted me tiene que decir si le va interesando, ¿quiere?

  -Dele…

  Y así, nomás de sencillo, luego de haberme atrapado mansamente en su literario lazo, don Agustín arremetió con sus verdades.

  Comenzó por indagarme sobre mis conocimientos previos acerca de la existencia de éxodos de poblaciones enteras hacia otros rumbos del país, ante lo que respondí afirmativamente sacándole lustre a lo que mis profesores del secundario, Zarini, Millauro y viceversa; habían podido incorporar a mi cacumen, bastantes años atrás. “Jujuy y los indios Quilmes”, balbuceé, como ante un tribunal de marzo. “Correcto, aunque incompleto”, recibí como frío guantazo enciclopédico.

  El objetivo de don Agustín era conversarme sobre unos importantes hacendados del norte cordobés que, en un momento determinado de sus vidas, debieron abandonar sus valiosos terrenos y trasladar lo que pudieran llevarse hacia otros rumbos. El lugar elegido fue precisamente Fraile Muerto, comarca que se presentó como virtual tierra prometida ante la mente de muchos campesinos cuyos descendientes llegan aún hasta nuestros días.

  “Fue en 1811. Todo tiene que ver con las poblaciones desprendidas de la madre de ciudades como es Santiago del Estero. Allí arribaban los pioneros que querían radicarse y prosperar en las nuevas tierras, los entornos montañosos norteños o las serranías existentes hacia el sur, concitaban la preferencia de los arraigados, con sus profundos y productivos valles.

  Así nacieron Ambargasta, La Punta, Ojo de Agua, Río Seco, Tulumba, entre otras poblaciones, aún vigentes. Pronto esos sitios, estuvieron en la mira de los malones habituales y la depredación de hordas de asaltantes organizadas desde otras poblaciones u otras provincias, con una brutalidad y salvajismo inenarrable hacia las cosas y las personas. Todo favorecido por la ausencia de poderes legítimos que los contuvieran. Esto obró para que se llegaran a establecer acuerdos entre representantes de provincias enteras, con el fin de dar fin a tanto asalto, robo, violación y muerte.

  Por cierto fue que las tropelías no concluyeron. Los caminos a seguir por los sufridos habitantes de la región comenzaban a estrecharse. Hubieron de reunirse los más caracterizados de aquellos colonos para acordar nuevas estrategias o soluciones definitivas para su mal vivir.

  La resolución, por terrible, no dejó de convertirse en única opción para los pobladores – propietarios. Se debía emigrar en masa llevándose todo lo que pudiera moverse, pero, lógicamente, el dolor se acrecentaba al tener que aceptar el abandono de aquellas tierras tan pródigas, sobre la que se había depositado tanto empeño, tanto sudor, tanto sacrificio”.

  -Y, ¿Cuál fue la decisión final?

  -No quedaban muchas alternativas…

  -O sea que se tuvieron que ir, nomás…

  -En efecto…

  -Y, ¿Cómo hicieron?

  -Aguarde, aguarde…

  “Si bien la determinación tremenda de abandonar sus tierras ya había sido tomada, restaba aun el elegir que rumbo tomar, que nuevos sitios poblar y dejar simiente. Una voz entre todos surgió alentadora. Se trataba de un joven llamado Francisco Barraza, quien relató que en un viaje que supiera hacer hacia Buenos Aires, acertó a detenerse en una antigua posta sobre el camino real que unía Córdoba con Santiago. El viajero contó que la población era atravesada por un río tan caudaloso como el Dulce y sus campos eran ricos de toda clase de pastos y bosques de algarrobos y chañares, espaciados y densos con una tierra extremadamente fértil como lo demostraba la variedad de cultivos que se exhibían ante los ojos de los forasteros. Al unísono, la asamblea toda exclamó: ¡A Fraile Muerto! Quedando así consagrada la nueva meta para los renacientes agricultores”.

  -Y, ¿Cómo viajaron?

  -Por tierra…

  -Si, pero… ¿Cómo?

  “Imaginemos lo penoso de esos vecinos al echar la última mirada a su historia ahora abandonada. Atrás quedarían sus risas, sus ilusiones, sus viviendas, sus sembradíos, su iglesia, las tumbas de sus mayores…en fin, todo.  

  Los pesados carruajes se bamboleaban ante los polvorientos caminos; muchos lo hacían desde sus cabalgaduras, arriando a lento paso al numeroso ganado que aún poseían. Cada jornada, la caravana de emigrantes avanzaba seis leguas, con paradas prudenciales adonde se pudiera procurar abundante agua y pasturas a satisfacción. Seguían el antiguo camino de los Incas, secularmente trazado, partiendo de Río Seco (hoy Villa de María), dejando al este a la laguna de Ansenusa (Mar Chiquita). Por allí el camino se bifurcaba yendo a dar al este para el lado de La Curunera (Coronda) y el otro hacia el sur, por Santa Rosa. Por allí tomaron y continuaron hacia la Villa de Los Ranchos, Las Mojarras, Arroyo Algodón y finalmente, Fraile Muerto.

  Todos coincidieron en dar debido crédito y reconocimiento a lo ilustrado oportunamente por Barraza, al contemplar el nuevo y atractivo paisaje. De inmediato, procedieron a ubicarse en la nueva geografía baldía, a ambas márgenes del río Tercero. Esto se cumplió durante los años 1811 y 1812.

  Aquellos inmigrantes pioneros, que no venían a buscar fortuna, ya que, de hecho, en gran parte la tenían, solamente buscaban paz y sosiego para poder sembrar a la vida nuevos retoños, de cuyas ramas aun muchos descendientes transitan sus modernas calles.

  Se llamaban Patiño, Olmos, Arroyo, Villarroel, Pereyra, Barraza, Castro, Pezoa, Sánchez, Barzola, Ibarra, Susnábar, Oliva, entre muchos otros que nunca más volvieron a reclamar sus antiguas propiedades y encontraron la felicidad entre estos verdes y estas aguas…”

  -¡Joven…joven…! Acaso… ¿Se ha ido? Vaya…mi extenso relato lo debe haber mortificado…quizá deba proceder con mayor cautela en lo sucesivo… ¡Válgame Dios!

 

Palabras claves , , ,
publicado por pico a las 22:59 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

David Picolomini

Bienvenidos !!!!!


En este espacio intentaré poner a consideración de la red mis principales inquietudes y labores. Cuento con la ingeniosa, inteligente, desinteresada y amable colaboración de todos quienes acierten a pasar delante de él.

Gracias, no se hubieran molestado!!

» Ver perfil

Calendario
Ver mes anterior Noviembre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930
Buscador
Blog   Web
Tópicos
» General (42)
Nube de tags  [?]
Secciones
» Inicio
Enlaces
» www.diariomarca.com.ar
» www.nosotroscordobeses.com.ar
» www.weblogclarin.com/puebloapueblo
» Revista Hortensia
» Mayra Benejam
» La Nueva Opinión
Más leídos
» El club de los corazones destrozados
» El fantasma andaba en auto
» Nosotros Cordobeses
» presentacion de libro Canal 2
» presentacion de libro (Diario Marca)
» RELATOS DE BELL VILLE PASEARON POR LA FERIA DEL LIBRO
» Revista Hortensia
» UN QUISTO LADIO EN FRAYLE MUERTO
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
Se comenta...
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
2 Comentarios: María de los Ángeles, maria de los angeles araquistain
» UN QUISTO LADIO EN FRAYLE MUERTO
1 Comentario: Diana
» El club de los corazones destrozados
1 Comentario: Roberto
» La maestra y el jefe de Policía
1 Comentario: graciela saez
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
1 Comentario: Marcelo Cabred
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad