Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
Quisto Ladio blog
El blog de Pico para compartir con el mundo
14 de Octubre, 2010 · General

Encuentros cercanos de dos tipos



7

 

Un gato barcino y otro del más azabache de los negros, se empecinaban en la posesión territorial sobre sus congéneres del sexo puesto, en la manzana a continuación de Central, como quien va para la Escuela Industrial vieja.

  La luna se entregaba dadivosa, sin las menores pretensiones de recibir por su luminosa aparición, alguna de las mejores ovaciones populares. Zutano andaba por ahí, también…

  Prontamente, el atuendo con que vestía el singular protagonista de las narraciones locales, tornó desde el amarillo cálido hacia el violáceo, con alguna  rúbrica de bermellón. Plena de fulgor, una luz se había posado sobre su estampa y le había modificado hasta el brillo de los cristales de las gafas, a Alcibíades Zutano.

  Estático, el hombre no logró articular palabra, ni un gesto, ni siquiera intentó respirar, ante semejante novedad depositada sobre su andar.

  Con un imperceptible movimiento de sus ojos, Zutano recorrió la escena y sus derredores. Nadie se presentaba en las cercanías, para su mayor alarma. Ni siquiera un vehículo a lo lejos le sirvió como referencia de respaldo. Estaba desesperadamente solo en esa contingencia. Aterradoramente solo y con una luz sobre su cuerpo.

  “Buenas noches…”-escuchó desde la nada. Solo eso…”Buenas noches”.

  Dudando, Zutano, no atinaba a responder. El saludo recibido, a decir verdad, no provenía desde ninguna dirección por él entendida.

  “Me estoy comunicando desde encima suyo, señor… “-volvió a sentir resonar dentro de su mente.

  Atento, de todas maneras, el impávido respondió apenas musitando… “Zutano…”

  “Usted es mundial…Digo, vive en el Mundo, como ustedes lo llaman ¿Verdad?... Yo…vengo de otro planeta…”-dijo la sensación de voz.

  Claro, directo, contundente, el propietario de la palabra del más allá no anduvo con rodeos al momento de presentar sus credenciales. Se trataba, aparentemente, de un ser de otro planeta, como los de las revistas, como los del cine, como los que existían en el deseo de tantos habitantes de la Tierra, pero, que pocos habían podido materializar en algún encuentro, como el que estaba encarnando Alcibíades Zutano, en ese preciso instante.

  “¿Que pretende usted…? -Alcanzó a consultar a la luz intensa, el interceptado, con un lánguido hilo de voz- Seguramente viene por nuestra energía, por nuestra inteligencia, por el agua, por los logros científicos, por Maradona…”

  “Nada de eso –dijo una silueta que comenzó a descender desde casi 10 metros de altura, en dirección a su interlocutor terreno- Vengo a confraternizar y a entablar nuevos vínculos” –dijo, mientras sonreía…o Zutano creyó que sonreía.

  A simple vista, el ser que se desplegó ante los azorados ojos del terráqueo, tenía las exactas características que los humanos siempre han descripto en cada caso testimonial, por irrisorio e inverosímil que haya parecido. Zutano, velozmente trazó un extenso paneo mental sobre los rostros familiares que acostumbraba a apreciar y no encontró mayor ventaja de estos, sobre el que tenía ahora delante suyo.

  “Señor Zutano, en demostración de mis intenciones, lo invito a ascender a mi nave. Quiero que me acompañe a mi lugar, a visitar a mis hermanos…”- dijo (o mejor dicho, pensó en voz alta), el ser extraterrestre.

  “En… ¿Su plato volador…?” –apenas interrogó nuestro amigo.

  “…Si usted quiere llamarlo así…” respondió el otro.

  Y así de breve fue el lapso que le cupo al alienígena para convencer a nuestro representante a acompañarlo en el enlace de dos mundos.

  “Primero, vamos a hacer una breve escala en la estación espacial Lucero, la que supongo que usted verá desde su casa todas las noches, ¿Verdad?”

  “En tanto… ¿Por qué no me cuenta algo de su vida?, digo… –pronunció Zutano, recuperando algo de la calma tan necesaria en esos momentos.

  “¿Qué desea saber?”

  “Su nombre, edad y oficio…”-recitó nuestro amigo recordando tantos interrogatorios policiales de rigor.

  “Bien, me llamo Francisco Leónidas Nicolás Del Valle, aunque por parte de madre soy Roganti. Tengo los años de todos; ya que yo, elegí, entre muchos modos, ser más viejo que mi edad. Allá se puede…”

  “¡Ahá…! –dijo Zutano- Y, ¿Su oficio…?”

  “Soy chofer de camiones de una demolición…Los domingos atiendo los teléfonos en un programa deportivo radial y, los feriados y fines de semana largos, visito otros mundos…”

  “¿Cómo me dijo que se llamaba…su mundo?”

  “Todavía no se lo dije…Se llama Ípsilon, está en la constelación de Andrómeda… ¿Quiere el código postal, también…?”

  “¡Epa…! No se enoje…Mi curiosidad es científica…”

  “Y… ¿Qué se le dio por venir hasta mi mundo…y entrevistarme a mi?”

  “Me llamó la atención su sensibilidad, su cultura, su honradez, su bonhomía, su solidaridad…” (… En este espacio, el editor Luis Olmedo, censuró el excesivo tropel de adjetivos calificativos a favor de Alcibíades Zutano, ante la certeza de que, el narrador, se auto-lisonjeaba descaradamente).

  “Disculpe, FLNDV… ¿Falta mucho para el parador del Lucero?”

  “Ya llegamos…Sabe estar lleno… ¿Le gusta el folklore?”

  “Maso…prefiero el Calypso…”

  “Mire Zutano, me cae muy bien…Debo ser sincero con usted para que pueda reflejar correctamente su experiencia sensorial con individuos que ahora residen en otros planetas…”

  “¿Cómo…ahora…?”

  “Si…Por qué quienes fallecimos hace mucho en…el mundo…vamos a vivir después a otros planetas y, de vez en cuando, por nostalgia, nos pegamos una vueltita para ver el barrio. Pero no nos hacemos notar. Esos seres que ustedes dicen ver, de tanto en tanto, no son otros que ustedes mismos de acá a unos cuantos años; cuando hayan aprendido a manejar correctamente el tiempo cronológico y viajen al pasado, sin interferir, claro está…”

  “¿Quiere decir que usted conoció a San Martín, a Gardel, a Perón, al Che Guevara, a Richard Sánchez…?”

  “Yo lo acompañé a Sánchez…”

  “¡No embrome…!!”

  “¡Como lo oye, lo supe juntar con el ‘Chango’…!”

  “Sabe… ¡Me preocupa tanta información que usted me ha dado…!!! Entonces… ¿y el cielo y, el infierno??”

  “Mi amigo…demasiado infierno y cuanto cielo, existen cada día que usted se levanta… ¿No le alcanza?”.

  “Vea, FLNDV… ¿No me lleva de nuevo al pueblo…? Me dio cosa la altura y… ¡Soy de estómago débil…!!

  “¡¡Ah no… falta que me ensucie el ‘Kaiser Carabela’!!!”

………………………………………………………….

  En una esquina cualquiera se produjo el aterrizaje del interplanetario vehículo, flojo de neumáticos, pero sobrio en lo que a carrocería se refiere.

  El “marciano” Del Valle comprendió que, su nuevo amigo, no estaba preparado aun para semejante travesía y, a él, se le estaba acabando el franco compensatorio.

  Suspendido en las alturas, a Zutano no le quedó más remedio que arrojarse sobre un metro y medio de arena que existía en la vereda de la vieja ex proveeduría ‘La Alessandrina’. Saludando con esta mano, se despidió de ese ser que, vaya a saber si volvería a tener ante sus ojos.

  La nave se estremeció por un instante, realizó un soberbio espectáculo de luces de colores aun no homologados y se disparó por encima de unos eucaliptos, lamiendo sus copas con una estela blanquecina de motor recién rectificado.

  Alcibíades, el narrador de las mil situaciones, se sacudió algo su Spencer demodé y prosiguió su transitar callejero como si la rutina de hombre solo, no lo pudiera agobiar.

  Limpiando con aliento a uno solo de los vidrios de sus lentes, meditó sobre lo actuado. “Si me dijo mundial…Debo ser yo, un famoso… ‘Negro Mundial’…y sonrió de oreja a oreja, festejando su ocurrencia.   

 

Palabras claves , , , ,
publicado por pico a las 22:19 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

David Picolomini

Bienvenidos !!!!!


En este espacio intentaré poner a consideración de la red mis principales inquietudes y labores. Cuento con la ingeniosa, inteligente, desinteresada y amable colaboración de todos quienes acierten a pasar delante de él.

Gracias, no se hubieran molestado!!

» Ver perfil

Calendario
Ver mes anterior Noviembre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930
Buscador
Blog   Web
Tópicos
» General (42)
Nube de tags  [?]
Secciones
» Inicio
Enlaces
» www.diariomarca.com.ar
» www.nosotroscordobeses.com.ar
» www.weblogclarin.com/puebloapueblo
» Revista Hortensia
» Mayra Benejam
» La Nueva Opinión
Más leídos
» El club de los corazones destrozados
» El fantasma andaba en auto
» Nosotros Cordobeses
» presentacion de libro Canal 2
» presentacion de libro (Diario Marca)
» RELATOS DE BELL VILLE PASEARON POR LA FERIA DEL LIBRO
» Revista Hortensia
» UN QUISTO LADIO EN FRAYLE MUERTO
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
Se comenta...
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
2 Comentarios: María de los Ángeles, maria de los angeles araquistain
» UN QUISTO LADIO EN FRAYLE MUERTO
1 Comentario: Diana
» El club de los corazones destrozados
1 Comentario: Roberto
» La maestra y el jefe de Policía
1 Comentario: graciela saez
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
1 Comentario: Marcelo Cabred
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad