Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
Quisto Ladio blog
El blog de Pico para compartir con el mundo
14 de Mayo, 2010 · General

Un Quisto Ladio en Frayle Muerto


XIV

La frustrada inauguración del Hospital

Y acá estamos, en  un breve interregno de un agobiador tratamiento finalmente recomendado por supuestas eminencias de la ciencia más actual, ante lo que parece la presencia  de una alarmante afección por todos conocida como esquizofrenia, vaya nombre.

  Los exhaustivos estudios previos, profundizaron por todos los aspectos que pudieran ofrecer indicios de los orígenes del evidente desequilibrio con la realidad, por mi experimentado, en recurrentes oportunidades, ostensiblemente agravado con mi testimonio del doble encuentro sostenido con personas fallecidas.

  Y es que entrar en contacto con los muertos es alcanzar el mundo superior en el que se mueven los espíritus, es decir, el equivalente amazónico del Paraíso, del otro mundo que nos asegura la perennidad y, por consiguiente, del reino de Dios. En razón de ello, el chamán jíbaro o tucano, ha utilizado la poción llamada ayahuasca, en la región mazateca del centro de Méjico, la difunta María Sabina, y ahora otros sabios como ella, ingería y hacía ingerir elevadas dosis de hongos  a los asistentes a sus veladas, en las que la Virgen regalaba su sabiduría por intoxicación fúngica.  Los kamchadales, chukchis y koriaks de Siberia comen amanita muscaria o beben su jugo filtrado en una pieza de lana,  La planta es el dios Soma, e igual ocurre en África meridional, en los países limítrofes de Gabón, donde los buitis adoran a Nzamé, quien a través de los muertos les regaló su sangre en el extracto de la planta Tabernanthae iboga, nombre que procede del cocimiento alucinógeno fabricado a partir de la propia iboga.  En el libro de Shen Nung, emperador chino que escribió el manual fitoquímico más antiguo de la historia, en torno a los cuatro mil años se habla de la capacidad psiquedélica del cáñamo, en tanto los taoístas alaban el Ling Chih, un hongo visionario de la inmortalidad.  Y hoy sabemos que las eucaristías de los primeros cristianos incluían un factor alucinogénico merced a dos o tres días de ayuno y a la ingestión posterior de una taza de vino, que constituía, como hoy, la sangre de Cristo y cuyos efectos sobre un estómago vacío, si bien no estrictamente psiquedélicos, gozaban en parte de esa cualidad y ayudaban a los bebedores a participar de Dios y del Cordero.

  Por todos esos rincones de la ciencia milenaria, hurgaron los galenos consultados. Buscando la sustancia frenética causante del desequilibrio. De mi propio desequilibrio extra sensorial.

  Finalmente la psiquiatría se detuvo, agobiada ante lo que para ella parecía la más clara de las patologías habidas y por haber. El trastorno de personalidad. Un paso más allá, la esquizofrenia, así de fácil.

    Evidentemente para los facultativos, se trataba de alucinaciones, experiencias sensoriales que se originan dentro del cerebro en vez de tener su origen en el exterior. Las alucinaciones son causadas por la enfermedad. Los pacientes esquizofrénicos algunas veces oyen voces que una persona sana en la misma situación no escucha, o ven cosas que otras personas no perciben. A esto sumaron la presencia de ideas delirantes, falsas y persistentes. Debido a las percepciones alteradas del paciente y al deterioro de la función cerebral, el paciente llega a creerse, por ejemplo, que es perseguido, que es Dios, o que es la figura central de lo que ocurre alrededor de él.

   Estas “falsas” convicciones son debidas a un deterioro de la función cerebral y, generalmente, ello se modifica sólo mediante un tratamiento. El paciente es incapaz de comprender que sus convicciones son falsas y que está enfermo. Las ideas delirantes y las alucinaciones son reales para el paciente. Por consiguiente, el comportamiento del paciente y su conducta son, la mayoría de las veces, incomprensibles para las personas sanas.

   Automáticamente, luego de semejante argumentación, una espectacular morocha, de ojos entre el caramelo y la miel, indicó la medicina conveniente. “Corresponde suministrar antipsicóticos, neurolépticos; aunque en estos casos sabe ser muy eficaz la clozapina…” –prescribió la psicoterapeuta, con una extrañamente clara tipografía de uñas blancas y fragancia de alguna Herrera. 

  Por fortuna, la inquietante médica –no producto de la alucinación ni la fiebre- no consideró oportuno recetar encierro o internación hospitalaria. Por lo que pude tomar prudente distancia de los escrutadores ojos de mis familiares, allegados y favorecedores, a los que solamente les importaba mi salud mental y no la recuperación de los anales de la verdadera historia de su población…Ni mucho menos…

  Entonces me largué rumbo a la vera del Ctalamochita, oliendo el agua de otoño, con humedad en la cara y verde entre las manos. Aproximadamente en el abandonado embarcadero de lanchas, pude tocarlo al río.

  Intuyendo que el ritual estaba siendo cumplimentado, avancé rumbo a la Rinconada, por entre las enramadas circundantes de las sendas serpenteantes. Entre la profusa ramazón de un par de moras, pude divisar la estructura hospitalaria, barranca opuesta.

  -Si tendrá años este conglomerado…-pensé para mis adentros.

  -Comenzó antes del Centenario…

  -Antes del Centenario… con Figueroa Alcorta, seguramente

  -Claro, recordemos que Figueroa Alcorta, siendo cordobés, había sido un gran favorecedor de las obras en esta ciudad –y un progresista mandatario, muy resistido en la época- Seguramente influido gratamente por consejo de su esposa Josefa Bouquet Roldán, oriunda de estos sitios. Cuando este presidente se fue, dejó las obras muy avanzadas, pero, durante los mandatos posteriores de Roque Sáenz Peña y Victorino de la Plaza, el olvido abrazó a sus paredes.

  Solamente al restar pocos días para abandonar la Casa Rosada, los funcionarios recordaron que existía un hospital en Córdoba, al que habría que inaugurar antes de que finalice su gestión, por cuestiones de falsa pertenencia. También, seguramente, habían olvidado desde el Ministerio de Obras Públicas afín, que los técnicos entendidos habían olvidado tender la red eléctrica por lo que hubo  que romper las paredes de toda la inmensa construcción para poder embutir las cañerías.

  De todos modos, la gente de De la Plaza, no habría de irse sin inaugurar el complejo sanitario. Para ello, encomendaron al propio director de Hospitales, el renombrado alienista –hoy sería psiquiatra- Domingo Cabred. El emisario llegó a Bell Ville, a bordo del coche presidencial, mínimamente acompañado por un grupo de colaboradores, aunque dispuestos a dejar fuerte impresión ante la opinión pública local -por elevación a la provincial, ya dominada por los radicales- y a la Nación, a modo de despedida triunfal. Para ello, Cabred, acopló a su vagón, otra unidad integrada por un servicio completo de lunch de la Confitería del Gas, con personal incluido, a los fines del agasajo rimbombante.

  A decir verdad, una inauguración de semejantes dimensiones, no se condecía con el panorama que ofrecía el centro de salud en esos momentos. Sus salas derruidas por el cincel necesario para disponer los cables, sus espacios blancos abandonados, desprovistos de cualquier tipo de mobiliario, de señalización, de instrumental, de personal, no eran dignos de algún acto de apertura.

  Los radicales de Bell Ville, recientes triunfadores en la provincia, se autoconvocaron numerosos en la estación ferroviaria. Munidos de todo tipo de carteleras rechazando la presencia del medico alienista vociferaban “No a la inauguración”, “Que se vaya Cabred”, “A su río el yacaré correntino (Cabred)”, “Acá no se inaugura nada”, entre otras pullas de mayor calibre.

  El tren, ya detenido, procedía a desenganchar los vagones oficiales para continuar su marcha rumbo a la capital mediterránea. Simultáneamente con ello, la gritería arreciaba y la presencia de la figura del ministro Cabred ante el andén, caldeó mucho más las animosidades. “¡He venido a inaugurar el hospital y lo haré!” –bramó valiente el litoraleño galeno.

  Esto fue suficiente para que, la turba, exasperada por la afrenta del corpulento funcionario, arremetiera sobre su persona y la de sus pocos adherentes, alzándolos literalmente en vilo, para introducirlos sin mayores miramientos dentro del lujoso coche dormitorio presidencial. A la vez, otro agrupamiento, intimidaba a los conductores para que encendieran las calderas de la formación férrea y depositara a la visita oficial en las incómodas dependencias de la estación capital del territorio cordobés.

  Favorecedores, cuatro o cinco policías de a caballo, sonreían inmutables ante la rebeldía popular sin intentar algún tipo de intervención disuasoria.

  Cabred se fue, y tras de su partida, todo fue jolgorio y regocijo. El raudamente abandonado vagón de las vituallas, de inmediato fue tomado por asalto para los festejos de rigor y descontrol.

  El hospital fue correctamente inaugurado en 1919, pero la anécdota la superó en prestigio.

  -¿Qué me dice, joven…? ¡No me ha dirigido la palabra hoy!!

  -¡Ya la voy a agarrar a la alienista esa…!!!!! ¡¡Le voy a dar “esquizofrenia”!!! ¡Va a tener el mismo escarmiento que su colega Cabred!!!... (¿En el vagón dormitorio?)

- ¿?

 

 

 

Palabras claves , ,
publicado por pico a las 18:52 · 1 Comentario  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (1) ·  Enviar comentario
Estimado David Picolomini:
Me causó mucha gracia tu nota, con anécdota incluída!
Pero sólo por mi antepasado, no por la burocracia y la falta de consideración hacia los ciudadanos, que viene de larga data, a juzgar por tu relato.
Si tenés alguna información, o fotografía de la época, me agradaría mucho obtener una copia vía mail.
Un cordial saludo.
Marcelo Cabred.
publicado por Marcelo Cabred, el 17.05.2010 18:57
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

David Picolomini

Bienvenidos !!!!!


En este espacio intentaré poner a consideración de la red mis principales inquietudes y labores. Cuento con la ingeniosa, inteligente, desinteresada y amable colaboración de todos quienes acierten a pasar delante de él.

Gracias, no se hubieran molestado!!

» Ver perfil

Calendario
Ver mes anterior Noviembre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930
Buscador
Blog   Web
Tópicos
» General (42)
Nube de tags  [?]
Secciones
» Inicio
Enlaces
» www.diariomarca.com.ar
» www.nosotroscordobeses.com.ar
» www.weblogclarin.com/puebloapueblo
» Revista Hortensia
» Mayra Benejam
» La Nueva Opinión
Más leídos
» El club de los corazones destrozados
» El fantasma andaba en auto
» Nosotros Cordobeses
» presentacion de libro Canal 2
» presentacion de libro (Diario Marca)
» RELATOS DE BELL VILLE PASEARON POR LA FERIA DEL LIBRO
» Revista Hortensia
» UN QUISTO LADIO EN FRAYLE MUERTO
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
Se comenta...
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
2 Comentarios: María de los Ángeles, maria de los angeles araquistain
» UN QUISTO LADIO EN FRAYLE MUERTO
1 Comentario: Diana
» El club de los corazones destrozados
1 Comentario: Roberto
» La maestra y el jefe de Policía
1 Comentario: graciela saez
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
1 Comentario: Marcelo Cabred
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad