Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
Quisto Ladio blog
El blog de Pico para compartir con el mundo
11 de Mayo, 2010 · General

Un Quisto Ladio en Frayle Muerto

 XIII

Dos vidas haciendo esquina

Las luces de la plaza se me presentan adornadas de un preocupante halo blanquecino. El rocío y la humedad reinantes han comenzado su escalada hacia las nubes. El nítido brillo de las gotas sobre el estoico mosaico se extiende como alfombra ante mis pasos futuros. Resoplo y sigo. En tanto, me arropo como ante la más feroz de las ventiscas.

  De un momento a otro, considero la posibilidad de que mi andar esté siendo acompañado sigilosamente. Algo de estremecimiento me invade, pero no apuro el ritmo.

  -Joven…-escucho cerca de la glorieta que antes abrigaba a los trabajadores de taxis y coches de plaza.

  -(falseando desconocer al autor del llamado, respondo…) ¿Si, Quién es?

  -¿Puedo hablar un momento con usted…?

  -Uy, don Agustín, ¡no me diga que ahora me viene a pedir audiencia…!

  -No se de que habla, mi nombre no es Agustín…

  Al advertir que, efectivamente, la voz que sonaba desde las penumbras no era la de mi amigo don Agustín, sentí mucho más que frío por la humedad imperante…

  -Soy González de apellido. ¿Puede escucharme?

En ese instante intenté recomponer mi semblante y decidí acceder al reclamo del desconocido que se refugiaba en la niebla para obtener mi atención.

  -González, ¿de cuáles González? Pregunté, exageradamente bellvillense.

  -Mi nombre es Abdón… Abdón González…-aseguró mirándome por primera vez a los ojos desde una estampa heroica y sumamente educada, mientras me extendía la diestra. Simultáneamente, el hombre sujetaba firmemente una enorme gorra de paño, supongo que en la tonalidad del gris.  

  (¡Yo no me curo más!) –exclamé para mis adentros, advirtiendo que, si continuaba recibiendo visitas guiadas desde el más allá, yo sería el que no tendría retorno a mis cabales.

  No se por qué, pero me impresionó esa mano tendida al vacío y traté de disimular la descortesía. Debo haber estado en shock por varios segundos -o quinquenios, ya que yo no era allí, alguien que controlara sus sentidos.

  -Supe que es aficionado a la investigación de los sucesos pasados en el pueblo –me espetó sin interludios.

  -¿Qué necesita de mi, señor Abdón? –le consulté vacilante.

  -Bien, le diré…Ocurre que…no le tengo ya miedo a la muerte, a decir verdad, estoy bastante acostumbrado, pero…lo que me aflige es el olvido… discúlpeme.

  -Entiendo…Debe usted sentirse como el gran derrotado de aquella histórica disputa con el representante de la iglesia católica. Supongo que todos estos años ha estado aguardando por un poco de justicia y reconocimiento a su obra…

  -Algo de eso…pero lo que me duele es la desinformación maliciosa de los reales sucesos…

  -¡Ah! Entonces es un tema periodístico por excelencia… ¡Y de total actualidad!

…………………………………………………………

  Bastantes horas y días transcurrieron luego de ese fugaz encuentro con otra de las altas personalidades de este Bell Ville sin tiempo. En verdad, una de las más elevadas luminarias cuyos mayores destellos fueron mitigados por la versión oficial que siempre transita de la mano del poderoso de turno. Por eso es que la verdad necesita ver la luz  sin importar el tiempo discurrido.

  Abrumado ante tanta reflexión, ni me di cuenta, en una nueva tardecita, que don Agustín me venía pisando los talones cerca de lo de Moncada. Cuando lo advertí, debí hacerme cargo de su sonrisa socarrona, esgrimida dos segundos antes del consabido “¿Cómo dice que le va, joven?”.

  -Vengo para departir con usted sobre un tema al que aun no hemos aludido y al que barrunto que es medular para los tiempos históricos de Bell Ville…

  -Usted dirá…-le franqueé el paso y la palabra.

  -Entiendo que no se puede completar la reseña de este pueblo, a través de los siglos, sin hacer referencia a lo influyente en su desarrollo que ha sido la Iglesia Católica.

  -Acepto su observación, aunque creo que la influencia ha sido en algunos casos para avanzar y en otros para retroceder…-dije, como para marcarle mi diferencia de criterio al anciano.

  -¡Bueno! –exclamó don Agustín, acompañándose con un grandilocuente abrir de brazos, en abierta señal de contrariedad- Falta nada más que desconozca la obra de los sacerdotes en esta región, existentes desde la vieja capilla del sargento de Lara…

  -No la desconozco, gracias a su generosa ayuda…-intenté el concilio.

  -…curas como Ferreyra, quien dotara a Bell Ville de la escuela de las hermanas “Esclavas del Corazón de Jesús”, de cuyos claustros, las numerosas educandas pupilas, retornaban luego a sus hogares como muy capacitadas amas de casa y madres cristianas, luego de unir sus destinos a los elegidos por su corazón.

  Curas como Rubén Márquez, quien a cargo de la parroquia con una vasta zona de jurisdicción, determinó la donación de lotes de la Iglesia, para la construcción de solares particulares. Simultáneamente, fue nombrado primer presidente Comunal de la Villa de San Jerónimo, bajo cuyo mandato se procedió con la erección del nuevo templo cristiano, el cabildo sede del Gobierno Municipal y el primer puente de hierro, al que debiera inaugurar Domingo Sarmiento tiempo después. ¡Eso era progreso, joven!

  -Se está olvidando de Pío Angulo…

  -No, joven, solamente lo he dejado para el final de mi aporte a su ignorancia supina… Sepa que José Pío Angulo, a mi entender, merece sobradamente permanecer, aun desde el bronce, como celoso guardián de los principios que hicieron a esta Nación: religión, Patria y familia.

  Vea, si no. Monseñor Angulo provenía del departamento Minas, donde, a lomo de burro, asistía pastoralmente a su grey acompañando al innegable José Gabriel Brochero, hasta en sus horas de enfermedad. Al llegar a esta parroquia su obra debió atender a las particularidades propias de una población en constante crecimiento y acechada  por las extrañas ideas llegadas desde lejos; el liberalismo y la masonería. Por ello es que Pío Angulo publica “La Familia Cristiana”, desde la cual trazó su plan de guerra redentora.

  -Según Abdón González, su proceder no era de los más intachables, habla de corruptelas, oscurantismo y holgazanería…

  -Es verdad que, alguna vez, quiso morderlo la calumnia. El le opuso las tablas de la ley y sus dientes se quebraron en su inflexible dureza. Su vida privada y pública fue ejemplar.

  -Este ilustre educador y periodista, dice que Pío Angulo perseguía a todo aquel que no doblara su cerviz a las creencias fanáticas de la Iglesia. Lo reputa intolerante y dictatorial.

  -El señor González era masón, no olvide. Monseñor se ocupó en fundar tres escuelas de primeras letras que cobijaron a más de 500 niñas pobres. Creó el Colegio San José, de artes y oficios y acrecentó la tarea en la escuela de niñas de su antecesor Ferreyra. Todas orgullo aún de esta ciudad moderna. En cuanto a su pasar económico, valga como ejemplo aquella vez que, por razones de salud, le fuera recomendado pasar alguna temporada en sus sierras majestuosas y curativas. El pastor, humilde, desoyó la prescripción sin mayor repercusión. La verdad era que no tenía dinero para solventarse ni el pasaje. Creo que eso pinta de cuerpo entero a su apostolado.

  -¿Qué me dice de la fotografía de la pobre niña encadenada en un corral?

  -Se dijo que ese era un tema dudoso en que habría estado involucrado un hermano suyo, aunque no se pudo probar…

  -¿Y, del atentado a la estatua de la República, también llamada de la Libertad?

  -Fue un incidente baladí que la exaltación de los ánimos magnificó.

  -No crea, Angulo dijo “es un verdadero atentado a la moralidad, contra el arte y contra la cultura (…) Es también un atentado a la mujer cuya imagen se exhibe en forma repulsiva (…) Hágase el vacío en el acto de su inauguración (…) Todo el que asista a este acto, se solidarizará y compartirá responsabilidades” ¿Le parece un tema menor?

  -La reacción surgió desde el Colegio del Huerto…Ellas se sintieron ofendidas con la escultura frente a su establecimiento. Además, fue una de sus pupilas la autora del asunto.

  -Claro, el caso de Carlota Brener, “armada de un hacha, un martillo y una escalera, a solas con la estatua”. ¡Una frágil adolescente podía con todo ello…! Lo triste fue que ante el clamor de las autoridades, de inmediato, la Policía la diagnosticó insana y se la confinó, de por vida, a los oscuros recovecos de la locura, en el hospital de Oliva.

  -La única vinculación probada fue que el sacerdote defendió a la heroína, junto a la feligresía y el Partido Demócrata…La conclusión sobre ello lo dio la circunstancia de que, el propio intendente Ortiz Soria, debió renunciar por la gran pérdida de prestigio ante su pueblo.

……………………………………………………………

  Y así, nomás, la entrevista con don Agustín tocó a su fin. El ingeniero historiador, político y reconocido hombre de bien, dejó ante mi conocimiento su firme postura sobre un aspecto insoslayable de la historia del lugar. Una etapa en la vasta trascendencia de Bell Ville sobre la que será preciso suministrar profusos detalles, oportunamente, para poder valorarla. Siempre respetando el preciso contexto en el cual tuvieron lugar los acontecimientos.

  Mientras, repaso los apuntes que encontrara sobre otra heroica (y no trágica) vida.

  “Abdón González fue maestro, periodista, librepensador y masón. Hombre de bien, valiente, inteligente, libre, honrado y consecuente con sus ideales, consideraba que la educación no era adoctrinamiento, sino el único camino hacia la conformación de pueblos libres. Fundó el periódico “El Comercio”, donde empuñaba la pluma como arma del pensamiento, denunciando la corruptela y los excesos de Pío Angulo, así como también de los gobernantes que apañaban.

  Junto a Carmen Romo Pueyrredón, su esposa, atendían al propio establecimiento educativo gratuito, “La Escuela del Pueblo”, al que mantenían con su propio esfuerzo llenando los vacíos dejados por la educación pública y la influencia que ejercía la Iglesia sobre ésta. Por sus aulas pasó, entre muchos otros, Carlos Silvestre Begnis, quien fuera gobernador de la provincia de Santa Fe por el período 1958- 1962.

  Cuando Abdón fue enviado a la cárcel por el cura (por los artículos de su diario) su esposa continuó publicándolo, debiendo soportar hasta apedreadas a su casa. González, volvió tras un año de detención en Córdoba, siendo recibido por una nutrida comitiva que lo agasajó reivindicando su buen nombre y honor.
  También, el docente y pensador, fue fundador de la “Sociedad Obrera 1º de Mayo”, desde donde luchó por el ideal de su vida: defender a los humildes, a los desposeídos y a los explotados. Fue así como tras una larga huelga, de la que Abdón González fue uno de los líderes, el proletariado consiguió en la provincia de Córdoba, la jornada de 8 horas de trabajo.

  El 11 de julio de 1911, fatalmente el mismo día del cumpleaños de Pío Angulo, fueron encontrados exánimes, los cuerpos de los educadores. Para despejar las dudas y los mitos en torno al suicidio de sus padres, dos de las hijas de Abdón González, Julieta y Carmen, hicieron llegar su versión fidedigna de los hechos a través de una nota remitida al periódico "El Sudeste" (publicada el 26/09/1991) y escrita por la primera. Dijo Julieta, "la noche del 11 de julio de 1911, mi padre salía de casa con mis hermanos Abdoncito y Julio hacia una función de circo a la que había sido invitado. En ese momento fue cuando oyó la detonación, y lo que no pudieron ni la cárcel, ni las calumnias ni las persecuciones, lo pudo el impacto que sufrió al contemplar el cuerpo yacente de la madre de sus hijos.
 Creo entender el drama de mi madre, quien durante la prisión de mi padre continuó escribiendo El Comercio, dirigiendo la Escuela del Pueblo y cuidando con esmero a sus hijos. Era una prueba demasiado dura para su sensibilidad y el choque con la adversa realidad terminó venciéndola -dijo, para añadir- Mi padre tenía sólo 33 años y estaba en la plenitud de las fuerzas morales e intelectuales. En los cenáculos literarios de Capital Federal se llamaba a Bell Ville “el pueblo de Abdón González” y sus artículos hicieron que nada menos que el diario La Prensa lo llamara para que fuese su editorialista”-concluye el relato, Julieta González de Quittner.

  Hoy, aun la historia no ha podido reconciliar las partes. Mientras, algún caprichoso diseño catastral ha sabido disponer un breve encuentro de estas ánimas, en la esquina de las calles Pío Angulo y Abdón González, entre la Policía y el Cementerio, nada menos.

 

 

FUENTES

Agustín J. Villarroel-Córdoba y Bell Ville en la Historia de la Patria

Sacerdote Miguel Ángel Broggi Carranza-El Libro de Oro de Bell Ville

Gonzalo Pedano-Breve Biografía de un Intratable-revista Barlovento

Raúl Ganuza-foro de debate “Bell Ville”- Facebook

Palabras claves , , , ,
publicado por pico a las 14:34 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

David Picolomini

Bienvenidos !!!!!


En este espacio intentaré poner a consideración de la red mis principales inquietudes y labores. Cuento con la ingeniosa, inteligente, desinteresada y amable colaboración de todos quienes acierten a pasar delante de él.

Gracias, no se hubieran molestado!!

» Ver perfil

Calendario
Ver mes anterior Noviembre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930
Buscador
Blog   Web
Tópicos
» General (42)
Nube de tags  [?]
Secciones
» Inicio
Enlaces
» www.diariomarca.com.ar
» www.nosotroscordobeses.com.ar
» www.weblogclarin.com/puebloapueblo
» Revista Hortensia
» Mayra Benejam
» La Nueva Opinión
Más leídos
» El club de los corazones destrozados
» El fantasma andaba en auto
» Nosotros Cordobeses
» presentacion de libro Canal 2
» presentacion de libro (Diario Marca)
» RELATOS DE BELL VILLE PASEARON POR LA FERIA DEL LIBRO
» Revista Hortensia
» UN QUISTO LADIO EN FRAYLE MUERTO
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
Se comenta...
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
2 Comentarios: María de los Ángeles, maria de los angeles araquistain
» UN QUISTO LADIO EN FRAYLE MUERTO
1 Comentario: Diana
» El club de los corazones destrozados
1 Comentario: Roberto
» La maestra y el jefe de Policía
1 Comentario: graciela saez
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
1 Comentario: Marcelo Cabred
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad