Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
Quisto Ladio blog
El blog de Pico para compartir con el mundo
14 de Octubre, 2010 · General

El día del eclipse




Alcibíades Zutano, el nieto de don Fulano

 

 

“Fue así que, tras la impactante llegada a la sede de la redacción periodística donde yo actúo, del personaje a quien nadie había tenido el gusto de conocer minutos antes, tuve que ocuparme de un montón de notas desordenadas que necesité armar sobre un escritorio, como si un malintencionado espectro se hubiera empeñado en convertir en un caprichoso rompecabezas, las andanzas y testimonios del tal Zutano.” –se decidió a dejar anotado, como en una especie de manual de uso, el atribulado responsable de la edición permanente de todo el material que fuera a publicarse en el medio gráfico que nos ocupa en estos momentos.

  A decir verdad, en el curioso e intrincado compilado que le fuera alcanzado anónimamente al periodista, Zutano actuaba como relator de una serie de situaciones cuyo escenario siempre era la ciudad de Bell Ville, en diferentes épocas, pero siempre conteniendo o bien, su participación activa o, a veces, funcionando Zutano como mero narrador, sin demasiadas complicaciones en la historia si esta resultaba medianamente comprometedora ante los sociales ojos de sus conciudadanos.

  Luis Olmedo, procede y escribe, escribe y procede: “El día del eclipse” y subraya tecleando nerviosa y sucesivamente el “keyboard” de su computadora con Windows Vista, en la absoluta creencia que se trata de una de las viejas máquinas de escribir que uno veía sobre los estantes del Banco de Préstamos en Pío Angulo y Rivadavia. Y continúa en frenesí literario.

  “El día del eclipse que sucedió extrañamente solo en la ciudad de Bell Ville, departamento Unión de la provincia de Córdoba, fue una jornada plena de sucesos extraordinarios, similares al fenómeno espacial que se produjo y perduró por el lapso de treinta o treinta y cinco minutos, a ojo de buen cubero.

  La oscuridad se adueñó de la siesta provinciana en pleno octubre, que dicen que es un mes de los grandes cambios, pero nadie podría sospechar que trocaría la luz por las tinieblas, sin ir más lejos.

  Así fue que, ese martes 25 de octubre de 1966, pasada la novela de Jaime Kloner, no se veían ni las manos. La mayoría de la población no lo supo con antelación porque ni siquiera habían fundado Radio Unión, todavía. Los diarios de Montoya y Leonetti, recién avisarían en la edición posterior al suceso por lo que, las recomendaciones de los avezados escribientes, caerían en desuso antes de ser adoptadas. Si los bomberos se largaban a tirar bombas, como con las inundaciones, la gente iba a creer que estaban promocionando alguna de sus kermeses y no les habría hecho demasiado caso.

  Quedaban Vigna y Veilatti, los dos ‘autoparlantes’ de aquellos años, pero ni la Municipalidad ni la Iglesia, se quisieron hacer cargo de pagar los servicios de difusión callejera, ya que ambos poderes se negaban a adjudicarse mayor compromiso con la producción del eclipse. ‘Siendo que esto se trató de un acontecimiento celestial, es razonable que fuera la propia Iglesia Católica la que debía correr con los gastos de publicidad del mismo’ –había declarado el intendente, en un tono que muchos supusieron, de cierta mordacidad. No obstante, el curita párroco, no se quedó demasiado atrás y ‘facturándole’ al jefe comunal su arribismo repentino al nuevo gobierno nacional, no dejó pasar la ocasión y mencionó como al descuido, en la misa de once. ‘Nos hubiera gustado que nuestros vecinos de la Municipalidad nos contaran que Onganía había decretado un eclipse, ya que, como son tan amigos, un avisito no hubiera estado de más…’

  Y, de tal manera, la confusión se generalizó por aquellos breves instantes en la población llanera que ha rehuido siempre de las grandes manifestaciones, sean del orden que fueran.   

  -Vengo a denunciar señor Comandante que se me ha ido el ‘Oreja’ de las casas. -Con desazón imploraba justicia doña Emelina Vilanoba, ante el escritorio de la jefatura de la sede policial.

  -Primero que nada, buenas noches –reclamó heroico el uniformado- En segundo término, yo no soy Comandante, soy el Comisario recientemente designado por el nuevo gobierno provincial y en tercer y último lugar… ¿De qué ‘Oreja’ me está hablando?

  -¡Ah, usté es nuevo! Yo soy Emelina Vilanoba y el ‘Oreja’ del que le hablo era mi marido sin casarnos, que después, se supo juntar con la más grande de mis chinitas y terminó por arrastrarle el ala a la más chica…Para mi, (yo esto no quiero que se sepa en el barrio) ¡Se ha ido con ella…!

  -Espere... ¿Y cuando ha sido todo este desbarajuste?

  -Ayer tarde, en el eclise…

  -Bien, bien –dijo el comisario Massera, para más datos- ¿Cómo me dijo que es el nombre y apellido de…ese hombre?

  -No se lo dije –respondió la preocupada mujer- se llama Luis Giribet, como de 40 o 50 años, fornido, pozero y servicial…Pasa que, ahora que el se fue, seguramente con la Griselda, nos quedamos sin el pan de cada día…él, no nos hacía faltar de nada…

  -A ver…espere que anoto… ¿Vivían todos juntos?... ¿Cuántos eran?...

  -Tres…mejor dicho, cuatro, con el ‘Oreja’…Yo, la mayor de mis hijas, la María de los Remedios, que le decimos ‘Choni’. Esa debe andar por los 24 y es hija del ‘Nelson López’, aunque el se haga el burro. La otra chinita de porquería, se llama Griselda y cumplió recién los 18. Esa es hija…Espere que acá tengo la libreta de enrolamiento...Raúl Ramón Navarro Paviato, nacido en San Francisco Córdoba, 22 de febrero de 1942…

  -¡Oiga! ¿Cómo es que tiene la libreta de una persona que no vive con usted?

  -¡Ah! Es que cuando se disparó de las casas dijo ‘Iá vuelvo, voy a jugá a la quinela’…Y se lo tragó la tierra…La ropa d’el la usó siempre el Oreja… ¡Desagradecido…!

  -Dejemos eso y cuénteme… ¿Cuál es la denuncia?

  -Pasa que el llegó a las casas deslumbrao por mi, según me dijo después del baile que vino a cantar Bonavena. Yo al principio no le hice caso, pero al rato ya lo tenía adentro de la pieza mía. Por que tenemos dos piezas, nomás.

  Como el se quedó, vio que la atención era buena, la comida no le faltaba, ropa limpia, planchada y seso, tampoco…Parecía que íbamos a ser felice… Él, siempre formó para todos los gastos, era un hombre muy trabajador, eso hay que decirlo…

  De golpe, lo noté distante y también muy sonriente con la ‘Choni’, que parecía sonzona pero, al dijusto me lo dio… Así fue, que empezó a vivir con ella y yo pensé que era un encachilamiento pasajero, por eso no dije nada.

  Ahora, desde hace un tiempo, la vi a la ‘Choni’ muy tristona y a la otra sinvergüenza, que no se sabe limpiar los mocos, la escuché cantando cosas de Rosamel Araya, que son de un disco que me regaló Navarro y lo ponemo siempre en el Güinco.

  -¿Usted piensa que ahora, el…señor Giribet, se fue con su hija más chica?

  -¿Y, cómo? ¡Si cuando volvió el sol, ayer tarde, no estaban ni la Griselda ni el ‘Oreja’, en las casas!

  -Y, dígame… ¿Usted que pretende?

  -Yo, nada, ya soy vieja pa’ esos trotes. Ya le he dado los mejores momentos de mi vida al ‘Oreja’… ¿La ‘Choni?, que se joda por sonzona y no saber retenerlo…A la más chica…A esa… La sabré perdonar con el tiempo, son cosa de la juventú… Pero lo que quiero, es que ustedes me lo rastreen al ‘Oreja’. Que lo encuentren y le pidan que vuelva, si es necesario que lo golpeen un poco, yo no voy a decir nada, con tal de que no me lo estropeen mucho para que pueda seguir cavando pozos.

  El comisario Massera, se sacó los lentes de ver de cerca, los restregó, los alentó y volvió a limpiar con su pañuelo. Mientras intentaba dar consuelo a la afligida mujer, pensaba la de situaciones que tendría que contemplar culpa del famoso eclipse ocurrido, justamente en su nueva jurisdicción, aquel octubre de 1966.

 

 

Palabras claves , ,
publicado por pico a las 18:42 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

David Picolomini

Bienvenidos !!!!!


En este espacio intentaré poner a consideración de la red mis principales inquietudes y labores. Cuento con la ingeniosa, inteligente, desinteresada y amable colaboración de todos quienes acierten a pasar delante de él.

Gracias, no se hubieran molestado!!

» Ver perfil

Calendario
Ver mes anterior Noviembre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930
Buscador
Blog   Web
Tópicos
» General (42)
Nube de tags  [?]
Secciones
» Inicio
Enlaces
» www.diariomarca.com.ar
» www.nosotroscordobeses.com.ar
» www.weblogclarin.com/puebloapueblo
» Revista Hortensia
» Mayra Benejam
» La Nueva Opinión
Más leídos
» El club de los corazones destrozados
» El fantasma andaba en auto
» Nosotros Cordobeses
» presentacion de libro Canal 2
» presentacion de libro (Diario Marca)
» RELATOS DE BELL VILLE PASEARON POR LA FERIA DEL LIBRO
» Revista Hortensia
» UN QUISTO LADIO EN FRAYLE MUERTO
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
Se comenta...
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
2 Comentarios: María de los Ángeles, maria de los angeles araquistain
» UN QUISTO LADIO EN FRAYLE MUERTO
1 Comentario: Diana
» El club de los corazones destrozados
1 Comentario: Roberto
» La maestra y el jefe de Policía
1 Comentario: graciela saez
» Un Quisto Ladio en Frayle Muerto
1 Comentario: Marcelo Cabred
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad